volver a novedades
Chuquicamata Subterránea, el nacimiento de la nueva minería chilena

29/08/2019 – 

Tras 104 años de explotación, la mina a rajo abierto más grande del mundo se convirtió en una operación bajo tierra altamente tecnologizada y preparada para los estándares ambientales y de seguridad del siglo XXI.

Durante agosto, mes de la minería, fue inaugurado uno de los proyectos estructurales más importantes de Codelco, Chuquicamata Subterráneo, que tuvo una inversión de USD 5.000 Millones, las más grande realizada en la historia de la compañía.

La iniciativa implicó un ciclo de 18 años de inversiones desde la etapa de perfil en 2002 hasta el inicio de la producción, en 2019. Para materializar el proyecto se utilizaron 30 millones de horas hombres totales directas y más de un millón de horas hombre de ingeniería.

Datos interesantes

  • La obra subterránea tendrá tres niveles de profundidad, con un total de más de 898 metros desde el fondo del rajo actual y más de dos kilómetros desde la superficie.
  • La explotación subterránea permitirá una producción más moderna, eficiente y sustentable, pues la división reducirá en un 97% la emisión de material particulado (PM10), no aumentará el consumo hídrico y disminuirá anualmente el consumo de diésel desde 75 mil metros cúbicos (m³) a una cifra entre dos mil y quince mil m³.
  • 148 kilómetros de túneles y galerías se totalizarán en 2020. Durante toda la vida útil de la mina se edificarán más de 750 kilómetros.
  • 35.000 m² tendrá cada uno de los macrobloques de mineral que se explotarán mediante el método de block caving, el equivalente a siete canchas de fútbol. Cada uno de los tres niveles de producción tendrá entre 16 y 20 macrobloques.

Teleoperación

Durante la operación, la mina subterránea será controlada desde el Centro Integrado de Operaciones y Gestión, que funcionará en superficie, ocho kilómetros al sur, en División Ministro Hales. Desde ese centro, trabajadores especializados telecomandarán la producción manejando a distancia los camiones de transporte y descarga LHD semiautónomos, que operan en el nivel de producción, pasando por los sistemas de chancado y el sistema de correas hasta llegar a la planta.